OSVALDO SUAREZ: ATLETA ARGENTINO, GANADOR DE LA SAN SILVESTRE

25/12/2018
imagen

Osvaldo Suárez: el dueño de la San Silvestre Con puntualidad, repitiendo un ritual que ya es característico de la prueba, los marciales sones del himno nacional brasileño resonaron en las calles céntricas de la industriosa ciudad de San Pablo, cuando apenas faltaba media hora para que expirara 1960.

Tras los últimos compases, tronó el disparo que indicaba la iniciación de la célebre Corrida de San Silvestre, la carrera callejera más reputada internacionalmente. Una característica que siempre le permitió reunir para su disputa a los más destacados fondistas del mundo.

Ese año se alinearon entre otros el alemán Hans Grodozki, el inglés Cordón Pirie y el canadiense Douglas Kyle. Junto a ellos el argentino Osvaldo Suárez, que había triunfado en las ediciones de 1958 y 1959.

Esa noche, el maestro —como hoy lo apodan cariñosamente en el medio atlético local— intentaba una hazaña que todavía nadie logró emular: adjudicarse la competencia por tercera vez consecutiva. Era además una promesa que había formulado a su esposa, Emma Duran, con quien había contraído enlace un día antes. Sería un regalo de bodas.

Tras una excelente partida —fundamental en una carrera en la que participan más de 5 mil deportistas— Osvaldo Suárez se mantuvo a la expectativa detrás de Kyle, controlándolo, para quebrarlo cuando apenas restaban mil metros de carrera. Por entonces, las sirenas ya habían anunciado la llegada de un nuevo año. Las luces de bengala iluminaban el cielo y el millón de personas que se volcó a las calles para no perder detalle de la Corrida, lo alentaba furiosamente.

Cuando cruzó el pequeño pasillo de llegada la ovación fue clamorosa. Suárez había concretado su máxima proeza deportiva, entre las muchas que jalonaron su dilatada actuación. Tres veces ganador de la San Silvestre, 4 veces campeón Panamericano, 5 veces campeón Iberoamericano y 12 veces campeón Sudamericano, constituyó el último representante de una gloriosa dinastía de fondistas. Olímpico en dos oportunidades —1960 en Roma y 1964 en Tokio— fue discípulo de dos grandes maestros: Gumersindo González y Alejandro Stirling.

Reconocido en todos los círculos atléticos del mundo, paseó su calidad por Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Paraguay, Colombia, Ecuador, México, Canadá, Estados Unidos, España, Bélgica, Portugal, Italia, Austria, Alemania Federal, Checoslovaquia, Holanda, Suecia, Finlandia, Dinamarca y Japón. En 1955 viajó por primera vez a Europa, para ello tanto él como Stirling —entonces su entrenador— debieron vender terrenos de su propiedad.

Fue en los albores de su fama. Desde su debut internacional —durante el campeonato Sudamericano efectuado en el estadio de River Plate, en Buenos Aires, en 1951— Suárez compitió contra los más destacados valores de la época. La imbatible Locomotora humana, el checoslovaco Emil Zatopek, y el recordman mundial Vladímir Kuts, de la Unión Soviética, fueron entre otros grandes, sus ocasionales contrincantes. Claro que con ninguno la lucha alcanzó las características de los duelos con su compatriota Walter Lemos, el gran rival en América del Sur.

El veterano atleta —todavía en actividad a los 37 años— logró su última victoria relevante en el campeonato Sudamericano de 1967, que tuvo como escenario la pista del parque Chacabuco, en Buenos Aires. Ovaciona por un público que pocas veces su reconocerle iodo lo que hizo por atletismo argentino, se consagró titular continental de los 10.000 metros en una carrera electrizante con el colombiano Víctor Mora, que lo había relegado en los 5.000 metros.

Esa performance marcó el comienzo de su declinación que, curiosamente coincidió con el derrumbe del atletismo argentino. Un hecho que no es circunstancial si se toma en cuenta que, en las pruebas de largo aliento, como en otras disciplinas, quedó cortado el cordón generacional con la desaparición de hombres de su talla. Algo que solo podrá explicarse a través del profundo deterioro y desamparo padecido por el amateurismo en los últimos años, cuando quedó librado a su suerte.

 

Fuente: Las Grandes Hazañas del Deporte Tomo 49 La Historia Popular

Notas relacionadas

Noticias
\"OSVALDO SUAREZ: el atleta argentino más grande de todos los tiempos\"

Un recuerdo a una figura imborrable de nuestra pasión.

16/02/2019
Noticias
Con 13 años es sobreviviente del terremoto de Nepal y la atleta atleta olímpica más joven

Con apenas 13 años de edad, Gaurika Singh posee los récords nacionales de natación en Nepal

02/08/2016
Noticias
Osvaldo Suárez: “La Libertadora me arruinó la carrera”

Brillante nota de Damián Cáceres

16/02/2018
Noticias
HOMENAJEADOS ESPECIALES: OSVALDO SUÁREZ Y DELFO CABRERA

Todos los detalles de esta prueba impresionante

10/09/2018
Carreras
42 k San Juan Oscar Oro, un ganador cortado

El mejor en la distancia de los 42,195 km empleó un tiempo de 2h.44m.47s. Hubo una masiva participación de casi 1.000 atletas.

30/07/2018
Entrevistas
Sergio Trecamán, el gran ganador de Patagonia Run

En la difícil categoría de 130 k, se alzó con la victoria. Su relato.

12/04/2016

Guía LAP © 2015 2011

Dizen2015