MÉTODO GALLOWAY DE CORRER-ANDAR-CORRER: CAMINA PARA CORRER MÁS RÁPIDO

21/01/2019
imagen

¿Puede la tortuga, con su cansino y lento paso ganarle a la rápida y veloz liebre en una carrera? Por supuesto.

Y no puede conseguirlo sólo en la clásica fábula de Samaniego de La Liebre y la Tortuga que seguramente conocéis sino que también puede pasar en la vida real y con corredores, sobre todo, si la peculiar tortuguilla conoce y aplica, al menos en sus entrenamientos, el Método Galloway de correr – andar – correr.

¿Caminar para correr más rápido? Sí, por supuesto, habéis leído bien pero esperad un poco antes de llevaros las manos a la cabeza porque hay que ponerlo en contexto ya que no os estamos proponiendo que en vuestra próxima competición de carrera a pie salgáis andando en lugar de corriendo sino que vamos a intentar explicaros, al menos por encima, qué es el Método Galloway de correr – andar – correr, en qué se basa, cómo se aplica, qué beneficios tiene, etc.

Seguramente habéis escuchado, leído o visto referencias a utilizar el caminar como método de entrenamiento, seguramente, la mayoría de las veces asociado a los conocidos habitualmente como CaCos (Caminar – Correr) que tanto se recomiendan cuando alguien está empezando a correr, en pretemporada, tras períodos de inactividad, etc. Pero cuidado con no darle la importancia que tiene a esa forma de entrenar porque puede dar mucho juego también a corredores experimentados e incluso profesionales, sobre todo si estamos hablando de pruebas de larga distancia (corriendo o en triatlón), ultras, etc.

De hecho, creo que es básico saber caminar y no sólo con grandes desniveles sino también en llano. Cuando se llevan muchas horas corriendo, se nota mucho quién es capaz de correr muy despacito/andar rápido y quién va andando como un zombi, entrenarlo también te acostumbra a la sensación chunga que a veces se tiene en un avituallamiento o cuando se hace una paradilla por haber petado, por haber tenido que andar para recuperar o, simplemente, haber andado para recolocar material o algo así.

En el artículo vamos a hacer referencia siempre a andar o caminar, que es lo que describe el Método Galloway, pero se puede extrapolar todo lo que hablemos, en cierta medida, a un correr extremadamente lento que suelo denominar “caminar como un perro degollao”.

Método Galloway - 24 Horas Vigo

Orígenes del Método Galloway de Correr – Andar – Correr

Jeff Galloway es un entrenador (previamente corredor de muy buen nivel) que allá por 1973 tenía una tienda especializada en el mundillo del running en la que, para dar un servicio añadido, empezó a ofrecer clases de carrera a pie. Al ver que la mayoría de los que se habían apuntado no habían corrido nunca, decidió probar a ver qué pasaba si introducía en sus entrenamientos períodos en los que, en lugar de correr, caminaban para intentar no sólo que continuaran sino que también fueran capaces de terminar sus deseados 5K o 10K sin haber tenido que abandonar en el camino por desgana o, peor aún, por lesión.

Método Galloway - Jeff GallowayLas pausas las iba ajustando basándose en cosas un tanto empíricas como la que os comentamos por aquí del Test del Habla y dio resultados pues, tras 10 semanas, cuando realizaron el examen, todos sus alumnos lograron el objetivo marcado: correr un 5K ó 10K sin haber tenido que parar.

En los dos años siguientes, continuó profundizando y experimentando con más corredores, de diferentes niveles (ya no sólo principiantes), en distintas distancias hasta que, en 1976 dio a luz al Método Galloway que ha aplicado desde entonces a muchos otros corredores como plan de entrenamiento e incluso de competición.

Es más, no sólo lo aplica el propio Galloway con su gente sino que, según se cuenta, Bill Rodgers, compañero suyo de entrenamientos, lo habría puesto en práctica no sólo entrenando sino también cuando ganó la Maratón de Boston de 1975 con un tiempo de 2h09’55” habiendo caminado varias ocasiones durante la misma. ¿Será cierto o una leyenda urbana?

Método Galloway - Bill Rodgers

La verdad es que puede sonar un poco a guasa lo de ponerse a caminar para correr más rápido pero, como os comentaba antes, creo que no es nada descabellado y por eso es un método de entrenamiento al que recurro mucho, no sólo cuando estoy lesionado sino también como parte de mi entrenamiento y, de hecho, os lo proponía en uno de los 7 Consejos para la Cinta de Correr.

La primera reacción cuando supe del Método Galloway pensé que era una chorrada aplicarlo en competición y que, por ejemplo, en maratón a ritmos rápidos no tiene ningún sentido, pero para entrenamientos creo que sí tiene mucha utilidad y puede dar mucho juego aunque no sea aplicándolo de manera ortodoxa, tal como lo describen en la página web oficial de Método Galloway.

Por ejemplo, creo que se le puede sacar mucho rendimiento a series de media distancia con descanso andando, sin llegar a parar del todo (me parece menos lesivo un 5×5000 con 500 metros andando a marcha militar que una tirada de 30K).

Principios, objetivos y fundamentos del Método Galloway

En la siguiente lista recopilo siete de los (a mi juicio) principales principios, objetivos y fundamentos del Método Galloway:

  • Al utilizar diferentes músculos andando y corriendo no se sobrecargan siempre los mismos grupos musculares.
  • Al empezar desde el inicio a realizar la alternancia, ahorramos reservas y conservamos la musculatura desde el inicio. No se espera a aplicarlo a cuando ya estamos fatigados, que es lo que hacemos casi siempre (cuando petamos, andamos) sino que lo aplica desde el primer instante.
  • Correr – Andar – Correr en el fondo es un sistema de entrenamiento fraccionadocomo podría ser cualquier otro y como hemos hecho desde hace mucho tiempo.
  • Parece que ayuda a una mejor y más rápida recuperación, a la liberación de endorfinas, genera una menor carga, reduce la temperatura del cuerpo… No he encontrado estudios o referencias para todos los casos, pero sí para algunos como el que analiza la reducción de estrés cardíaco durante una maratón cuando se aplica la estrategia de correr/andar en corredores populares (Does a run/walk strategy decrease cardiac stress during a marathon in non-elite runners?)
  • Permite entrenar en fatiga y nos acostumbra a retomar la carrera después de haber tenido que andar por haber petado.
  • Se estima útil para corredores de 4’30”/km o más lentos. En corredores más rápidos es de difícil aplicación en competición aunque se puede usar entrenando sin problemas.
  • Si se va a aplicar en la maratón, a partir del kilómetro 29 ya no se caminaría sino que se correría continuamente.

Aplicación práctica del Método Galloway

Como hemos ido comentando, la aplicabilidad del Método Galloway es potencialmente muy extensa y podemos utilizarlo de manera ortodoxa, tal como lo describe el autor o personalizándolo según nuestras necesidades (esto último a mí me gusta y convence mucho más) pero, para quien quiera aplicarlo tal cuál es, en su página web tenéis multitud de recursos como una calculadora de ritmos para la Magic Mile, que os permite saber a qué ritmos entrenar según objetivo, distancia, etc.

Y, si sois aficionados a los pulsómetros y demás dispositivos deportivos, podéis echarle un vistazo a un reloj específico para el Método Galloway que han desarrollado preparado específicamente para trabajar con los intervalos de correr – andar – correr propuestos esta metodología de entrenamiento y competición.

En cualquier caso y a modo de resumen final, a continuación tenéis una tabla con los intervalos propuestos en el Método Galloway en función del ritmo. Lo primero es establecer el ritmo al que vais a ir y mirar en esa fila, cuánto tiempo recomienda el autor que deberíais correr y cuánto caminar.

Por ejemplo, si vais a hacer la maratón a 5’/km, que os llevaría a una maratón de tres horas y media (concretamente 3h30:59′), el método os propone aplicar una estrategia en la que iríais alternando intervalos de correr de dos minutos y medio seguidos de uno de andar treinta segundos aplicados desde el inicio de la maratón y hasta el kilómetro 29.

¿Funciona o no funciona? Eso ya es cosa de cada uno y, como he dicho, tengo mis reticencias respecto a la aplicabilidad directa y “normativa” (tal cual) del Método Galloway pero sí creo en este tipo de entrenamiento, lo aplico en mis sesiones y creo que es bueno tenerlo en cuenta y ponerlo en práctica, al menos, para experimentar y conocernos mejor y, a partir de ahí, particularizarlo y personalizarlo a nuestras preferencias personales y porqué no, incluso convertirlo en un test para incluirlo en nuestra caja de herramientas.

 

Por:

Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

 

Notas relacionadas

Consejo
Método Maffetone: correr despacio, para ir más rápido

Un método distinto, conocelo.

13/10/2018
Consejo
Por qué correr más rápido no siempre es correr mejor

La mayoría de los estudios correlacionan los entrenamientos más duros con el mayor riesgo de lesión

12/01/2019
10 canciones para correr más rápido

10 canciones para correr más rápido

22/12/2015
Entrenamiento
Para correr más rápido hay que entrenar la respiración

Uno de los problemas que nos encontramos cuando estamos entrenando una carrera,es que no metemos el suficiente aire en los pulmones o nos fatigamos en exceso

30/05/2019
Carreras
Llaman a corredores de todo el mundo para correr por los océanos

Para crear conciencia, Adidas vuelve a llamar a corredores de todo el mundo para correr por los océanos.

02/06/2019
Nutrición y Salud
Un helado que asegura ayuda a correr más rápido

Un cardiólogo italiano creó un helado con propiedades antioxidantes que, según su propia investigación, mejora el rendimiento deportivo.

18/11/2016

Guía LAP © 2015 2011

Dizen2015