Qué son y qué función cumplen los ligamentos

10/07/2019
imagen

En post anteriores hablamos de los tendones, su composición y función dentro de nuestro cuerpo. Hoy nos detendremos en los ligamentos, otro tipo de tejidos que tienen un gran protagonismo a la hora realizar movimientos articulares. Los ligamentos son bandas de tejido elástico que, en la mayoría de los casos, unen a los huesos en las articulaciones. Es por eso que son elementos anatómicos clave, al controlar la amplitud del movimiento y estabilizándolas, haciendo que los huesos se muevan con la alineación apropiada. Cabe aclarar que algunas estructuras del peritoneo, la membrana que envuelve a la cavidad abdominal, también reciben el nombre de ligamentos, aunque su función es bastante diferente.

Las principales lesiones de los ligamentos están relacionadas con los traumatismos. Entre ellos, para los corredores los más comunes son los esguinces, que ocurren cuando las fibras de los ligamentos están demasiado estiradas. Cuando estos esguinces son graves se puede llegar a una rotura ligamentosa.

Los ligamentos tienen algunas similitudes en su composición con los tendones musculares. Es por ello que, en las operaciones de ligamentos, como por ejemplo las de rodilla, se suele utilizar un tendón para crear un nuevo ligamento que sustituya al dañado. En efecto, un ligamento se compone de fibras musculares rígidas, de una naturaleza similar a los tendones. Este tejido se encuentra estructurado por un grupo de pequeñas entidades denominadas fascículos, los cuales conforman las fibras básicas. A su vez, en esta estructura existen fibras onduladas que contribuyen de forma significativa en su respuesta no lineal a un esfuerzo de tensión aplicado. Pero a diferencia de los tendones, que conectan músculos con hueso, los ligamentos interconectan huesos adyacentes entre sí, teniendo un papel muy significativo en el sistema músculo esquelético. Es decir, en una articulación, los ligamentos permiten y facilitan el movimiento dentro de las direcciones anatómicas naturales, mientras que restringe aquellos movimientos que son anatómicamente anormales, impidiendo lesiones o protrusiones que podrían surgir por este tipo de movimiento.

Por último, hay que tener en cuenta que como todos los cuerpos son diferentes, los ligamentos varían de una persona a otra en cuanto a su flexibilidad, y esto nos afecta también como runners. Hay corredores que los tiene los ligamentos más tensos, mientras que otros tienen mucha movilidad, son muy ágiles y pueden alcanzar una movilidad articular muy amplia. No obstante, en estos últimos casos estas personas tienen un mayor riesgo de lesiones, ya que sus ligamentos no frenan el movimiento que pueda producir daños.

Fuente: ESPN RUN


Guía LAP © 2015 2011

Dizen2015