Correr sobre la arena, todo un desafío

02/01/2019
imagen

Verano, calor, playa. Para algunos, quizás la mayoría, una combinación casi perfecta. Perfecta sería, tal vez, si todo eso se englobara en el período, ahora sí afirmado con certeza, más feliz: las vacaciones. Sea como fuera, lo cierto es visitar la playa nos da la oportunidad de correr en un superficie que no acostumbramos, la arena. El cambio de "escenografía" en nuestra rutina de entrenamiento ya de por sí es muy positivo, pero si a eso se le agrega la mística de correr al lado del mar, la propuesta es mucho más atractiva.

 

Pero hay que ocuparse antes de enfrentar las arenas. No es fácil. Los que lo conocen lo saben bien. Pero también la ciencia lo comprobó. Según un estudio de 2012 de la Universidad de St. Luke, de Bélgica, correr sobre la arena descalzo requiere entre 1,6 y 2,5 veces más energía de la que se necesita al correr en una superficie estable. Sucede que el movimiento que realizamos al levantar los pies de la arena supone que el cuerpo tenga que trabajar más, esto es debido a que entran en acción modificaciones externas, explica el trabajo que fue publicado en The Journal of Experimental Biology.

 

"Nuestros músculos realizan un trabajo más mecánico al correr o caminar sobre la arena que en una superficie dura.En una superficie dura, muchos corredores golpean primero con el talón, esto se altera cuando el área no es tan suave y cambiante. El talón no golpea de la misma manera el suelo, por ello el cuerpo se adapta y cede la responsabilidad del equilibrio a los pequeños músculos que se encuentran alrededor del tobillo, que se esfuerzan por mantener el pie firme. Además, al realizar la zancada, los dedos del pie se introducen en la arena, y sacarlos de nuevo hace que entren en juego los músculos de la pantorrilla, que empiezan a trabajar más, ya que hay que levantar el dedo como si fuésemos a realizar la acción de separarlos", sostuvo el autor principal del estudio, el doctor Amadeus Mason, médico y profesor asistente de ortopedia y medicina familiar.

 

Ojo, el estudio se basó en el running sobre la arena pero descalzo. Sin embargo, los especialistas piensan que correr sin calzado es más para los corredores más experimentados (que tengan más trabajados los músculos). En cambio, para los demás recomiendan usar un calzado apropiado o, si optan por hacerlo descalzo, correr sobre la arena mojada, que es más lisa. Aunque con cuidado, porque también hay riesgos.

Beneficios

Correr sobre la arena es ideal para trabajar la propiocepción, aquella que actúa como mecanismo de defensa ante movimientos que puedan lesionar una articulación.

Además, correr con precaución fortalece los tobillos, cuádriceps y gemelos. Mejora la respiración gracias a la temperatura, a la humedad y a la baja presión del ambiente que facilita la recepción de oxígeno por parte del organismo.

También se queman mayor cantidad de calorías debido a la presencia del yodo en la arena y en el ambiente. Se estimula la glándula tiroides facilitándose la quema de calorías. Y, por último, pero no menos importante, la arena es un exfoliante natural, es decir que al correr se incrementa la fricción de las piernas con la arena por lo cual la piel se suaviza.

 

Riesgos

Al ser una superficie irregular, aún la arena que está mojada que parece más compacta porque suelen tener desniveles que obligan a forzar una pisada antinatural, está totalmente desaconsejado correr por la playa si se sufren problemas articulares o debilidad en los tendones. Por otro lado, no es tampoco recomendable para las personas que se están recuperando de alguna lesión reciente (dentro de los últimos cinco meses) en rodillas o tobillos.

Pero además de la superficie también tenemos que tener en cuenta el clima, si se corre de día las altas temperaturas y la humedad complican el desarrollo de los ejercicios aeróbicos e incluso aumenta el riesgo de deshidratación.

Cuatro consejos para correr sobre la arena

1. Dónde correr
Lo dicho más arriba, si es la primera vez que vas a hacerlo, corré sobre la zona de la orilla, donde la arena mojada es más firme. Cuando te sientas mejor, podés ir a la arena seca, pero hacelo despacio y pisá firme.

2. Los horarios de la marea
Es fácil encontrarlos por Internet, o podés preguntarle al guardavidas. Esto te permitirá asegurarte de que tienes suficiente trozo de playa para correr. En marea baja habrá más espacio de arena mojada, a la inversa si es alta.

3. Zapatillas
Lo dicho arriba, en general los especialistas recomiendan que si no estás muy entrenado, corras sobre la arena en zapatillas. Pero eso no quiere decir que no puedas hacer algún trayecto por la arena blanda. Es un entrenamiento maravilloso, pero es muy intenso, así que en principio hacelo despacio y por poco tiempo. Empezá con carreras de 5 o 10 minutos para ganar fuerza y técnica, extendiendo de manera regular la duración en 5 minutos cada vez.

Además de la falta de rebote, una carrera sin zapatillas puede ser peligrosa en cuanto a lo que puede llegar a haber bajo la superficie de la arena. Trozos de conchas, rocas o incluso cristales pueden producirte un corte severo, y una calentura terrible.

En cuanto a la zapatillas, se recomienda una que tenga tejido cerrado ya que ayudará a que no te entre arena. De manera inevitable, algunos granos se colarán, por lo que podés usar medias o una capa de lubricante para evitar las ampollas.

4. Protegerse del sol
Los horarios para correr, como sucede aquí en la Ciudad del cemento, son un tema para debatir. Algunos prefieren a la mañana, otros a la tarde y algunos más a la noche. Sea como fuere, lo cierto es que si vas a correr entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, ponete mucho protector solar y lentes negros para el sol. El rayos ultravioletas del sol a esa hora son muy perjudiciales para la piel. Además se le suma el reflejo del sol en el mar.

Recomendaciones para cada opción que puede realizarse

Trotar por la arena: La dificultad exige un esfuerzo especial y los músculos de las piernas trabajarán con mucha intensidad. Hay que hacerlo con precaución. El trabajo fortalecerá los tobillos para evitar o curar posibles esguinces.

Correr por la orilla: La dureza de este terreno es mayor, aunque engañosa (sobre todo cuando incrementamos la velocidad). Las ventajas son múltiples (brisa marina, más ritmo, menos calor...), los inconvenientes son los objetos que se pueden pisar y la pendiente lateral que castigará las piernas siempre con la misma inclinación.

Con el agua por los tobillos: La superficie es algo más blanda y el agua ejerce fuerza en sentido contrario a las piernas. Perfecto para calentar o hacer series cortas.

Con el agua por las rodilla: La dificultad es aún mayor porque el esfuerzo requerido empieza a ser importante. Esta modalidad fortalece tríceps y cuádriceps, y aporta importantes contribuciones a la técnica de carrera.

Con el agua por la cintura: Ya estaría entrando a lo que se denomina Aquarunning. Trabajará toda la musculatura del cuerpo, casi sin excepción. Las piernas se enfrentarán con la intensa resistencia que el agua impone.

Con el agua al cuello: Mar adentro ya es Aquarunning puro y duro. Son muchos atletas los que practican esta modalidad para no perder forma, al mismo tiempo que evitan o se recuperan de cualquier lesión.

 

 

Fuente: Clarín

Notas relacionadas

Entrevistas
Todo lo que debes saber sobre el Maratón de Londres 2019

Una brillante nota de la Bolsa del Corredor

22/04/2019
Nutrición y Salud
Todo lo que necesita saber sobre el agua, como catar las mejores

Distintas variedades y tipos que se clasifican según sus componentes, y si bien su elección es una cuestión de gustos, su consumo es vital para nuestro organismo/

31/01/2017
Entrenamiento
Indumentaria
Lo que hay que saber sobre el calzado de correr

Tips para elegir, cuidar y usar nuestras zapas

09/08/2017
Entrenamiento
Consejos sobre el equipamiento para correr en invierno

Te acercamos unos cuantos consejos para que te afecten a correr las bajas temperaturas. Parece que el frío, llego para quedarse.

24/07/2018
Consejo
Consejos sobre el equipamiento para correr en invierno

Te acercamos unos cuantos consejos para que te afecten a correr las bajas temperaturas. Parece que el frío, llego para quedarse.

19/06/2017

Guía LAP © 2015 2011

Dizen2015